jueves, 23 de febrero de 2012

Conciencia Emocional: El timón interior

Resumen: se presenta una recopilación de ideas del capítulo “el timón interior” enfocado en el valor de la conciencia emocional

Para tomar una decisión se requiere la capacidad incorporar nuestra sensación intuitiva que, no es sino pensar con el subconsciente. Este pensar se torna más fuerte con la acumulación de experiencias que aporta la vida. Neurológicamente, la intuición parte de una zona cerebral en lo alto de la médula espinal.

La intuición y las corazonadas revelan la facultad de percibir los mensajes de nuestra memoria emocional. En el fondo, esta capacidad reside en el conocimiento de uno mismo, base vital para tres aptitudes emocionales:

_ Conciencia Emocional: saber cómo afectan las emociones nuestro desempeño
_ Autoevaluación precisa: sentido sincero de nuestros límites y puntos fuertes
_ Confianza en uno mismo: valentía de conocimiento de nuestros valores, capacidades y metas.

La conciencia emocional comienza sintonizando las sensaciones siempre presentes y de qué modo esas emociones dan forma a lo que percibimos escasa. Lograr este objetivo requiere reservarse un tiempo para “meditar”, pasar un tiempo fuera del trabajo a fin de regresar a la realidad. El autoconocimiento ofrece un timón seguro para mantener nuestras decisiones laborales en armonía con nuestros valores más profundos.

La autoevaluación precisa nos lleva a conocer los puntos fuertes y debilidades, nos hace reflexivos y aprender de la experiencia, abiertos a la crítica sincera y bien intencionada, al aprendizaje constante y desarrollo personal, a encontrar sentido del humor y perspectiva de nuestra imagen interna. Robert E. Kaplan elaboró una relación de puntos ciegos:

_ Ambición ciega
_ Metas no realistas
_ Implacable en el esfuerzo
_ Sed de poder
_ Abuso de otros
_ Insaciable necesidad que se reconozcan sus méritos
_ Preocupación por las apariencias
_ Necesidad de parecer perfecto

La confianza en uno mismo hace que las personas tengan “presencia”, expresen opiniones que despierten rechazo y se arriesguen por lo que consideran correcto, sean decididas y puedan tomar decisiones firmes a pesar de incertidumbres y presiones. Existe un estrecho vínculo entre el autoconocimiento y la confianza en uno mismo. Cada uno tiene un mapa interior de sus proclividades, capacidades y deficiencias.

Fuente: Goleman, Daniel. La inteligencia emocional en la empresa. Ediciones B, Buenos Aires, 1999.